miércoles, 9 de junio de 2010

"La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina" Stieg Larsson


"Lisbeth Salander se ha tomado un tiempo: necesita apartarse del foco de atención y salir de Estocolmo. Trata de seguir una férrea disciplina y no contestar a las llamadas ni a los mensajes de Mikael, que no entiende por qué ha desaparecido de su vida sin dar ningún tipo de explicación. Lisbeth se cura las heridas de amor en soledad, aunque intente distraer el desencanto mediante el estudio de las matemáticas y con ciertos placeres en una playa del Caribe.

¿Y Mikael? El gran héroe vive buenos momentos en Millennium, con las finanzas de la revista saneadas y el reconocimiento profesional por parte de sus colegas. Ahora tiene entre manos un reportaje apasionante sobre el tráfico y la prostitución de mujeres procedentes del Este que le ha propuesto Dag Svensson, periodista de investigación, y su mujer, la criminóloga e investigadora de género Mia Bergman.

Las vidas de los protagonistas parecen haberse separado por completo, pero entretanto... una muchacha, atada a una cama, soporta un día tras otro las horribles visitas de un ser despreciable y, sin decir palabra, sueña con una cerilla y un bidón de gasolina, con la forma de provocar el fuego que acabe con todo."

Muy buenas amigos de los libros. Tras un largo parón vuelvo al blog para traeros un libro que me ha tenido entretenido todo este tiempo. Ha sido un largo parón, pero ha merecido la pena.

El libro es "La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina" (Millennium 2), la segunda parte de "Los hombres que no amaban a las mujeres".

Cuando lo empecé tenía la impresión de que no sería tan bueno como el primero, y así es, no supera al primero pero mantiene esa "bocanada de aire fresco" que originó el primer volumen.

Sinceramente, dos cosas me echaban para atrás antes de embarcarme en su lectura: la primera, su extensión y volumen de páginas; la segunda, que el primer volumen me dejó tan buen sabor de boca, que tenía miedo que la segunda parte me lo quitara. He de deciros que no ha sido así.

Al principio, cuesta un poco, es algo "aburrido" y sientes que no va a pasar nada interesante, pero poco a poco va invadiendo el ambiente un halo de intriga que termina por engancharte y ya no puedes soltarlo. Según avanzas con la lectura, te vas metiendo en la investigación de Dag Svensson y Mikael, en la situación peculiar de Lisbeth, en los tejemanejes de los seres despreciables que aparecen en la novela... vamos que el autor te ha liado para que pases noches en vela leyendo el libro... ¡otra vez lo ha conseguido!

Según vas llegando a la mitad del libro, el ambiente cae en declive y se centra en una investigación policial bastante monótona y aburrida. El autor aquí no demuestra su clamor narrativo al que nos tiene acostumbrados y cae en una narración simple y "sosa" que llega a aburrir y a hacer del texto un gran ladrillo.

Cuando quedan 200 páginas , la tensión vuelve a elevarse y vuelves al insomnio que sufriste en la parte inicial del libro. El final del libro es apoteósico, sublime, inesperado... es un gran final y el autor vuelve a engancharte para que no puedas dejarlo.

Es uno de los mejores finales. Además el libro "no termina", es como si se terminara un capítulo y tuvieras que conseguir con el siguiente, pero no, es el final del libro y tienes que comenzar con el tercero. Eso es lo que he tenido que hacer, porque no podía dejar la historia así y no saber que pasa con estos protagonistas con los que he compartido tanto tiempo.

Lo mejor: Su final. Te sumerge y engancha de una forma mágica. Tienes que comenzar el tercero nada más soltar el segundo, algo que no me ha pasado hasta ahora.

Lo peor: El desarrollo de la investigación policial. Se hace eternamente larga y pesada.

Resumiendo, os animo a enfrascaros con estos personajes y viváis sus aventuras, unas de las mejores de los últimos tiempos en la novela negra.

Yo ya estoy enfrascado en el tercer libro, por lo que espero que no muy tarde volvamos a leernos por aquí.

6 comentarios:

Carmina dijo...

Carlos ahora supongo que a por el tercero, pero ya te aviso que tambien te costara de leer, a mi se me hizo aburrido, solo hay una parte que merece la pena, pero tendras que comprobarlo

Carlitos dijo...

Muchas gracias Carmina por tu comentario.
Veremos a ver que pasa. De momento llevo 100 páginas y me está gustando. Ya te informaré.

Un saludo.

lahierbaroja dijo...

Yo también lo terminé hace poco, y como dices hay que coger el tercero porque si no la historia se queda coja.

A mí me sobraron como 200 páginas, pero bueno, fue interesante leer sobre Salander.

Saludos.

trasgu dijo...

Leí el primero, por curiosidad, y me enganchó, pero no me llama la atención leer los otros dos.
Brooklyn Follies está bien, pero me esperaba mucho más.

Está chulo el blog!

César dijo...

Cuanto tiempo Carlitos, jeje!
Me alegra que al final te gustara el segundo libro (hay que tener paciencia....jeje).
Es logico empezar el siguiente, xq el segundo te deja con la miel en los labios!!
Ya nos contaras

Luisa dijo...

Pues a mí me gustaron los tres, aunque puede que el primero sea el mejor por lo inesperado, pero todos me dejaron con ganas de más.

LinkWithin