domingo, 5 de junio de 2011

Debate (VIII): Lecturas en el instituto, ¿son las adecuadas?


Aunque ahora me puedo considerar un lector habitual, no siempre ha sido así. Tanto en el colegio como en el instituto, siempre solía ser de los que no me terminaba los libros que nos mandaba nuestro profesor de lengua o de literatura.

Para mi, leerme con 15 o 16 años libros como "La Odisea", "Sonata de Invierno", "La busca" o "Pepita Jiménez" era algo insufrible. Una cosa era estudiar la teoría, que a duras penas conseguía aprendérmela, y otra era llevarla a la práctica sacando tiempo para leerme un tocho de 400 páginas. Sin embargo, en mi etapa de universitario, hablando con distintas personas sobre los libros leídos en el instituto, me daba cuenta que ellos eran más agraciados, pues también les había tocado leerse libros más actuales como "El guardián entre el centeno" o "El nombre de la Rosa".

Aún así, parece que a los jóvenes de hoy les gusta leer. Según el último estudio de la "Federación de Gremios de Editores de España", el 70,2% de jóvenes entre 14 y 24 años lee habitualmente, algo que se me hace difícil de creer. Muchos, como me pasó a mi, nos vemos obligados a leer libros cuando estamos estudiando, pero una vez terminados los estudios ¿cuantos de ese 70,2% siguen leyendo por afición?.

Para mí, la etapa de ESO y Bachillerato es vital para "captar" lectores en el futuro, y por experiencia propia, creo que la forma de acercar la lectura a los jóvenes es inadecuada. Hay mucha y buena literatura fuera de lo que enseñan los libros de texto, y eso es lo que deben también enseñar a los jóvenes, para que no se asusten cuando en un futuro puedan encontrarse frente a frente con la lectura de un clásico.

Y vosotros...¿qué opináis sobre las lecturas obligatorias de los institutos? ¿pensáis que así se fomenta la lectura en los jóvenes? ¿Creéis que el 70% de jóvenes lectores se ajusta a la realidad?

16 comentarios:

Goizeder Lamariano Martín dijo...

A mí me gustaron mucho las lecturas que me mandaron en el colegio y en el instituto. Recuerdo que disfruté un montón en el instituto con La vida es sueño y también con No es un crimen enamorarse, no es un clásico, pero creo que era más adecuado para nuestros gustos y edades en esa época, me gustó tanto que en el mismo curso lo leí varias veces. Creo que los profesores deberían tener más en cuenta los gustos y las edades de sus alumnos, no creo que sea adecuado leer un clásico siendo tan joven, lo importante a esa edad es animarles a leer, enseñarles el gusto por la lectura, que poco a poco tengan esa afición, luego más adelante, con más edad y madurez, si les gusta leer, ellos mismos solos se animarán a leer a los clásicos y si no, tampoco pasa nada. Saludos.

M. dijo...

A mi no me gustaron nada las lecturas que me mandaron leer en el colegio y es más, rara vez terminaba los libros y solía acudir a resúmenes de autoría dudosa para conocer el final de los libros. La verdad es que entiendo que se mande leer en clase de literatura per hay que comprender que con 15 años como mucho lees Crepúsculo y no El árbol de la ciencia (un ejemplo de libro que no me pude terminar) Por eso creo que se corre el riesgo de llevar a los jóvenes a que no les guste la lectura...yo hubo un tiempo que no leía nada porque los ejemplos de libros que tenía eran los que mandaban en el colegio y ya digo que (casi) nunca me los terminaba. Pero hay una excepción y en mi caso es El Quijote, en versión juvenil, que me gustó y me lo leí enterito jaja

Besos

Pasajes románticos dijo...

Desde que tenía seis años he devorado libros día si y día también sin embargo los libros que mandaban en el instituto no me entusiasmaban...Algunos me los leía y me encantaron como La casa de Bernarda Alba, El guardián entre el centeno, Flores el Kosovo o Lolita pero la mayoría me los leía por encima y sobre todo el último capítulo y andando xD
No creo que los libros que mandan fomenten la lectura, todo lo contrario y al igual que tú no me creo ese altísmo porcertaje de jovenes que lee...

Un beso
Dácil

César dijo...

Gracias chicas por vuestros comentarios. Me alegra saber que no soy el único que se dejaba los libros a medias y se las jugaba a cara o cruz en los exámenes, jeje.

Tabuyo dijo...

Yo también lo pasaba bastante mal con las lecturas insufribles de colegio e instituto. Siempre he tenido ansia lectora pero es que la lectura de clásicos no creo que sea adecuada para esas edades. Creo que la edad adulta es más apropiada.
Pero, seguirán mandando esos libros y se bajarán de internet los trabajos. Mientras, en sus ratos libres devorarán todas las novelas de moda que, al fin y al cabo también son libros con los disfrutarán y de algunos incluso aprenderán.
Saludos.

Hilario dijo...

Yo creo que en el colegio hay una obsesión de que los niños lean los clásicos, cuando esos libros no son muy adecuados para su edad.
Lo más acertado sería meterles el gusanillo de la lectura. Con libros divertidos y emocionantes, aunque su calidad literaria no sea muy grande.
Un saludo.

Inmaculada dijo...

La verdad, pienso que leerse "El Lazarillo de Tormes" con 12 años no hay quien lo aguante, pero sí que recuerdo con pasión "La Regenta" o el teatro de Lorca que lo leíamos en grupo interpretándolo. En el colegio nos leímos varios Delibes y a mí me encantaron, pero aún siendo "de letras" el Quijote se me hizo eterno.
Saludos.

Blanca dijo...

Pienso que la mayoría de lecturas obligatorias en los institutos no resultan nada atrayentes, aunque son necesarias para ir introduciendo a los clásicos. Por ese motivo creo que juega un papel fundamental la biblioteca del centro, como opción alternativa para poder elegir libremente lecturas que apetecen a esas edades.
Y lo del 70% lo rebajaría al 50%.
Un abrazo

Miguel Baquero dijo...

Eso de las lecturas obligatorias da un poco de miedo, porque cualquier día, por modernizarlas un poco, te meten al Capitán Alatriste, a Antonio Gala o a Dan Brown y ya hemos acabado de traumatizar a los niños

Óscar dijo...

Yo lo poco que recuerdo del colegio es que las lecturas eran bastante adecuadas a la edad que tenía en ese momento, libros de barco de vapor y similares. Luego ya en el instituto es cierto que muchas veces nos teníamos que leer clásicos, pero yo personalmente disfrute mucho la gran mayoría de ellos, y de hecho algunos siguen siendo mis libros preferidos como "Crimen y Castigo" o "La colmena". Yo soy de la opinión de que clásico no quiere decir aburrido, es cierto que no creo que un chaval de 16 años se tenga que leer a Proust, pero si hay otros autores mucho más accesibles. Quizás tuve suerte con mis profesores pero excepto dos o tres libros considero que lo que me mandaron leer era más que adecuado y contribuyó en gran manera a mi posterior amor a la lectura.

César dijo...

Estoy muy de acuerdo con Hilario en que lo importante es meterle el gusanillo en el cuerpo.
Yo prefiero lecturas algo alejadas de los clásicos, para que cuando luego tengan que leer un gran libro lo hagan sabiendo un poco más qué es la literatura, pero un cambio así se me hace difícil.

Saludos

Ignatius dijo...

Yo recuerdo con cariño las lecturas infantiles (El bandido Saltodemata, Jim Botón, Charlie y la fábrica de chocolate, Momo, ...) y al llegar a la adolescencia comenzó la pesadilla. BUP fue un martirio de tochos infumables (que después si he leido con gusto, pero mucho después) salpimentados con verdaderos enganches gracias al profesor de 3º de BUP, que era un crack; el guardián entre el centeno, Pickwick) y mis lecturas paralelas; holmes, wodehouse, Tolkien, etc. Creo que el gen lector pervive, te hagan lo que te hagan en el colegio, pero creo que mucha gente leería más si no la hubiesen martirizado tanto. Fernando Savater, intelectual con el que se puede estar de acuerdo o no, pero alguien que ha hecho de los libros su profesión, siempre refiere "Guillermo el travieso" y "Tintin" como sus lecturas iniciáticas recurrentes.

Icíar dijo...

En mi caso sólo acertaron con una lectura en el colegio, que recuerdo como un descubrimiento, y fie la de "Viente del este, viento del oeste" de Pearl S. Buck. Luego lo que mandaban lo cogía con ganas, pero ya nunca fue lo mismo. En el instituto lo que me daban ni lo recuerdo, ya lo recuerdo dentro de los 'rollos'
De todos modos, creo que es positivo. Es muy difícil acertar siempre, y al fin y al cabo, algo se acierta. Pero sí, propuestas un poco más modernas que clásicas es conveniente. Libros más modernos de calidad, que clásicos de calidad, que ya llegarán con otra madurez. O como hacen con mi hija, les ofrecen una lista amplia de libros entre los que deben de escoger por lo menos dos.

Luisa dijo...

Yo recuerdo con poco cariño lo que me hacían leer en el colegio/instituto, eran lecturas obligatorias y poco más, pero por mi cuenta sí que leía lo que me apetecía. Ahora tengo sobrinos en edad escolar y lo que les hacen leer a ellos no tiene nada que ver, sin llegar a ser Crepúsculo creo que son historias mucho más entretenidas y me parece un acierto (ya tendrán tiempo de leer clásicos más adelante).
Y lo del 70% de lectores jóvenes me parece demasiado.
Un abrazo.

Eva dijo...

Yo recuerdo con especial csariño tres lecturas del instituo. Yo puedo decir que El árbol de la ciencia me enseñó a amar la literatura, despúes vino el camino de Delibes y tiempo de silencio, obras que siempre ocuparán un lugar muy especial en mi biblioteca particular.

@scen dijo...

No siempre. Las generaciones cambian, los gustos también y, a veces, los libros recomendados permanecen. Eso no ayuda a fomentar el amor por la lectura.
Si yo me he aficionado a la lectura, no ha sido por las recomendaciones de mis profesores.
Muchas de sus recomendaciones, más bien obligadas, eran lecturas de clásicos y, en muchas ocasiones, para apreciar estos libros se suele necesitar una formación lectora previa.
En mis padres he tenido unos fomentadores mucho mejores, pues se adaptaban a mis gustos a la hora de recomendarme libros. Era una atención mucho más personalizada.

LinkWithin